Hablando del crédito personal, me viene una frase a la mente: “No hay dinero más caro que el que no se tiene”. Y es parcialmente cierto, como lo es el hecho de que no debes de pagar un precio excesivamente alto por obtener un crédito que pudiera ser que no resuelva los problemas reales de tu PYME. El trabajo serio para la solicitud de un crédito, termina normalmente en la obtención del mismo.

Una vez que el dinero se encuentra en tu cuenta, debes de ser muy cuidadosa porque cada peso debe significar algo bueno para ti. Porque cada peso mal invertido será un dolor de cabeza en los siguientes meses, y quizá años. Te propongo una metodología que te servirá para estar preparado cuando hayas definido que un crédito será lo que necesitas para salir adelante, de la manera en la que lo tienes planeado.

Realmente requieres un crédito personal o puedes empezar por optimizar los costos y gastos de tu PYME.

Sánchez(2018) “Un presupuesto obliga a elaborar un panorama de la empresa en los próximos meses, a entender mejor qué resultados está dando y a tomar las mejores decisiones.” Y así tenemos que empezar la revisión para definir lo que requieres. Es decir, estás en búsqueda de un crédito o una buena optimización de las utilidades de tu PYME te permitirá obtener los recursos extra que pudieras requerir. Jamás olvides que todo crédito demandará un pago mensual que incluye un interés, y en ocasiones, IVA sobre el mismo.

Por lo tanto, evalúa cada partida de tus costos y gastos. Cada renglón y cada concepto ponle una meta de reducción (10% o 20%) sin cuestionarte si es posible. Después de terminar de asignar metas de reducción, retoma el análisis y entonces encuentra la manera en la que si podrás hacer esas reducciones. Te sorprenderás de los resultados que puedes obtener si evitas prejuiciar la dureza de tu presupuesto.

Actualización 15/08/2020: Puedes consultar otra definición de presupuesto, en el artículo (Tamplin, 2020) “Budget definition”.

Tienes claro que requieres el crédito personal, por lo tanto define la documentación vas a requerir.

Según Mi Bolsillo (2019) la documentación más común que deberás de tener a la mano es:

  • Identificación Oficial (Credencial del INE, pasaporte, cédula profesional; si no eres mexicano, te pedirán el formato FM2 o FM3).

  • Comprobante de domicilio con antigüedad máxima de 2 meses

  • Comprobante de ingresos

  • Llenar formulario o solicitud de crédito

  • Referencias personales (en algunos casos, por escrito)

En caso de que tu operes como una persona moral, además deberás de contar con la siguiente documentación:

  • Acta constitutiva de la persona moral y todas sus modificaciones.

  • Constancia de situación fiscal que contiene la información más importante de tu empresa y que se encuentra registrada en el SAT.

  • En ocasiones, deberás de tramitar también la opinión de cumplimiento de pago de impuestos del propio SAT.

  • Y evidentemente, si tu eres el representante legal y consta en el acta constitutiva, con eso basta. Pero si por algún motivo se creó un poder notarial que te otorga el poder, ese es el que deberás incluir adicional a todo lo anterior.

  • En todos los casos, por favor, recurre al buró de crédito. Deberás de obtener un reporte para las personas físicas y morales involucradas.

Además, piensa en la información financiera. La mayoría de las instituciones te solicitarán los estados financieros de tu empresa de los dos o tres años anteriores. Además de una proyección a lo largo de la duración del contrato de crédito.

Buenas prácticas. Mantén siempre actualizado tu presupuesto anual, un resumen de los estados financieros. También, ten en cuenta que es posible que te requieran un desglose de todas las cuentas contables (integración de cuentas). Ésta documentación la debes de tener siempre disponible y actualizada.

Después, averigua tu máxima capacidad de pago (ya lo tienes avanzado porque optimizaste tus costos y gastos).

En la primer apartado de éste artículo, mencionamos la optimización de gastos y costos. Regularmente, lo que encontrarás es una aumento de las utilidades de tu PYME. De éste modo, puedes tener un previo de la mensualidad que podrás pagar. El siguiente análisis que debes de ejecutar es la relación de cobranza que tienes. Es decir, del total de tus ingresos acumulados, cuanto recibes de cobranza efectiva (si tienes ventas a crédito).
Con la cifra anterior, puedes definir cual es tu capacidad de pago. El monto determinado debe de cubrir toda la mensualidad del crédito.

Buenas prácticas. Si el resultado de tu análisis te muestra que apenas es posible llegar a punto de equilibrio, es muy riesgoso conseguir un crédito salvo que éste vaya enfocado a escalar tu operación, lo que te permitirá incrementar tus ingresos.

Buenas prácticas. Si tu crédito es solamente para cubrir capital de trabajo, haz una doble optimización. Es posible que de ésta consigas la liquides que requieres para operar.

Investiga que instituciones te pueden dar un crédito personal y pide cotizaciones.

Es importante identificar, cuáles son los principales bancos o instituciones financieras que estén interesados en prestarte (mejor dicho, que tu te encuentres en su mercado meta). La primera opción es siempre dirigirte al banco donde tienes las cuentas bancarias de tu empresa. Es por éste motivo, que es tan importante saber elegir sabiamente cual será tu banco de cabecera. De preferencia, antes de escoger el banco por la marca o referencias, asegúrate que en el futuro te sea más útil.

Por otra parte, existen muchos bancos que te solicitan que hayas tenido una cuenta con ellos por al menos 6 meses o un año. El listado de los bancos que podrían ser tus proveedores de crédito lo encuentras en la Asociación mexicana da bancos. Pero, también puedes consultar diversas SOFOM que te podrían apoyar. Es en éste segmento, donde te puedes poner más creativo en cómo financiarte. Por ejemplo, puedes vender un activo a la SOFOM para que te lo rente (lease back), o arrendar algunos activos, o lo más cercano a realizar un factoraje. También, busca las opciones de créditos online 100%, se volverán un hit muy pronto.

La metodología es simple, contacta al área de créditos de todos los bancos y has una pregunta simple ¿Cuál es el cliente típico de crédito PYME en tu institución? Eso te llevará a una gran cantidad de solicitudes e información. A todos, pídeles cotizaciones y que todos te incluyan una tabla de amortización.

Un requisito específico que debes de tener en cuenta recibir es la tabla de amortización detallada.

La tabla de amortización, es el documento que terminará siendo parte integral del contrato de crédito que detalla las fechas y montos que deberás pagar de tu crédito. De manera común, estarás viendo una tabla como la siguiente:

Tu primer análisis deberá de ser que la mensualidad total más grande sea igual o menor a la capacidad de pago que hayas determinado anteriormente. El otro análisis, es la suma total de los intereses que pagarás, y determinar cual es el costo real del dinero que tendrás. Éste análisis es el más importante de todos, porque será la manera en que decidirás cual es tu crédito ideal y más barato.

¿Qué es mejor una mensualidad fija o mensualidad variable?

Antes de contestar esa pregunta es importante que verifiques que con cada pago que hagas al crédito, se liquide una parte (aunque sea mínima) de capital y todos los intereses. De otro modo, tu crédito irá creciendo indefinidamente. No estoy seguro que aun sea legal hacer ésto en México, pero si lo fuera, asegúrate de que no sea tu caso. Reduce el monto, incrementa la mensualidad, negocia la tasa pero has algo para que no se incremente indefinidamente. Es el peor escenario para un crédito.

Una mensualidad fija, significa que se debió determinar un ingreso total al final del pago del crédito y luego se distribuyeron todos los importes dentro de esa mensualidad. Ésto es bueno porque te puede dar certeza pero también malo porque puede encarecer el crédito. Busca la siguiente frase en la cotización: “Intereses sobre saldos insolutos”. ¿Que significa ésto? Que el banco calculará los intereses sobre lo que realmente debes en cada mensualidad. Esto podría significarte un ahorro de hasta 50% de intereses al final del plazo del crédito.

¿Lo mejor es tasa fija o tasa variable?

Lo mejor es que sea fija y sobre saldos insolutos. Pero, esto puede no ser la mejor opción para los bancos, porque es la opción en la que menos ganan, pero como quiera ganan. Sin embargo, también es correcto que se haga una tasa que esté indexada a la tasa de CETES a 28 días mas X puntos. Lo que ésto significa, es que a la publicación que haga el Banco de México se le sumarán X puntos porcentuales. Ejemplo: Si la tasa de CETES a 28 es de 5.84 y X=8, entonces el interés anual que se calculará es de 13.84%.

Cuando estás entrando al mundo de los créditos, lo mas complicado es que te den flexibilidad los bancos. Normalmente, lo que puedes obtener son paquetes ya armados con tasas y plazos fijos. Por eso, es importante que hagas una búsqueda exhaustiva. De otro modo, te quedarás con el crédito más caro en las peores condiciones posibles. Las SOFOM, siempre son una buena opción, búscalas.

Vas a requerir una garantía y éstas tienen varias formas.

  1. El primero es el Fiador o Aval. Será una persona o empresa que deberá ser un responsable solidario. Dicho de otro modo, en caso de que tu no puedas pagar, la institución crediticia le cobrará a el.
  2. El segundo tipo de garantía es la de un bien inmueble. Que será una propiedad libre de gravámenes (que no sea garantía de otros créditos, o que no esté en litigio legal de algún tipo, etc.)
  3. También, puedes poner como garantía bienes muebles como joyas de alto valor, vehículos, acciones empresariales, marcas registradas, etc. Para algunos, sobre todo los negocios más pequeñitos, esta es la única opción de crédito al conseguir créditos prendarios. Que son muy caros.
  4. Existen créditos sin garantías. Sin embargo, pueden ser de los más caros o con montos muy bajos. Son las desventajas o ventajas. También, siempre es importante estar al pendiente de que existan créditos en los que el gobierno pueda proveer la garantía que se necesita.

Con la información que definiste con éste ejercicio, deberías tener claro las condiciones de contratación de un crédito personal.

Un crédito para capital de trabajo nunca es una buena idea. Lo ideal, es que los créditos te permitan incrementar tu masa crítica de efectivo. Pero, si por las circunstancias no hay forma de evitarlo, asegúrate de estar preparado con un expediente completo que te sirva para solicitar en varias instituciones financieras, el crédito personal que estas buscando.

Debes de estar preparado, y si tu historial crediticio está mal en el buró de crédito, entonces tus opciones están fuera de los bancos. Éso, encarece un poco el crédito que te otorgarán pero no te deja fuera. Hay varias opciones, siempre y cuando tengas una buena garantía. De lo contrario, tus opciones se reducen y encarecen. Así es ésto, pero si logras obtener un crédito y lo cumples, el siguiente puede ser mucho más simple y así, construyes futuro y empresa al mismo tiempo.

¿Quieres recibir coaching para poder contratar un crédito personal?

Referencias.