fbpx

Aprendizaje híbrido. Crearlo, crecerlo, transformarlo.

por Recursos Humanos0 Comentarios

Guiar un equipo de trabajo hoy día es un reto constante, tomar en cuenta los puntos individuales y llegar a un consenso entre cada parte del equipo; se presenta como uno de los factores más importantes para desarrollar equipos dinámicos, capaces de autogestionar su propio crecimiento, y con ello incorporar en la práctica diaria la innovación en todos los niveles y áreas funcionales. La implementación de estrategias capaces de garantizar a todos los actores del proceso enseñanza – aprendizaje (aprendices / alumnos, tutores / instructores, familias / jefes o responsables, y junta directiva) los beneficios que la tecnología digital ofrece para detonar conocimiento profundo y aprendizajes significativos, debe mantener en centro del proceso a la persona, garantizando su seguridad y privacidad, entre otras cosas. 

Definiendo el aprendizaje híbrido (blended learning).

Combinar distintos medios que se consideran remotos, como lo son las plataformas educativas, o la televisión o la radio, con educación presencial, es lo que denominamos “Aprendizaje híbrido”. Sin embargo, no es solamente distribuir las actividades entre estos nuevos canales o herramientas; para transformar el proceso formativo de manera idónea, se requiere replantear objetivos, estrategias, modelos y métodos utilizados. Despertar el interés en los aprendices es primordial. Motivar para que sean ellos mismos quienes investiguen y profundicen en los temas proporcionados llevará a cada uno a acelerar el proceso de aprendizaje. También, los alentará a incorporar la tecnología como un canal que va más allá del solo hecho de comunicar o transmitir información. 

El aprendizaje híbrido, ha sido una tendencia desde un par de décadas atrás. Ha utilizado modelos semi – presenciales en los que se aplican metodologías que permiten al aprendiz trabajar desde casa o cualquier lugar y contar con sesiones con el tutor para profundizar, debatir, constatar, etc. En conjunto con los demás alumnos del mismo grupo, o en sesiones por separado. Entre aprendizaje 100% presencial o tradicional, y el aprendizaje 100% on line (en donde el espacio de trabajo es todo autónomo y autogestionado) todo lo que está en el intervalo es considerado aprendizaje híbrido o “Blended Learning”.

Factores de éxito para el aprendizaje híbrido.

Los modelos que han sabido incorporar tecnología educativa en sus procesos han sido descritos como positivos. En ellos, se han observando un mayor grado de motivación entre los aprendices, cerrando en ocasiones gaps o brechas de cobertura (ya que no siempre se cuenta con los tutores preparados para impartir un tema). O simplemente, haciendo más atractiva la experiencia del aprendizaje entre los alumnos. Sin embargo, el éxito en la implementación de estos programas de acuerdo al BID, radica en la integración adecuada de cuatro factores o elementos clave:

  1. Habilidades digitales en el perfil docente y del alumnado.
  2. Contenidos y plataformas apropiadas.
  3. Información y seguimiento de los aprendices.
  4. Equipamiento, infraestructura y conectividad. 

Cambios en el comportamiento de los alumnos por el 2020.

Estos cuatro elementos clave son señalados por el BID en el año 2020. Año de desafíos para cada uno de nosotros. Pero, también año que nos permitió explorar opciones, y que continuamos explorando. Cada uno de nosotros, reconoció e incorporó a su practica diaria más de una habilidad digital, ya sea de comunicación, de colaboración, de resolución de problemas o de manejo de información y datos. Hoy, debemos dar un paso más allá y trabajar en conjunto con nuestros equipos adaptando a las necesidades actuales y adoptando los cambios globales que observamos en las áreas de trabajo, sociedad y nuevas tecnologías.

Los programas educativos, en donde otorgamos al aprendiz un cierto grado de control sobre el tiempo, lugar, ruta o ritmo del mismo; mientras que otra parte de su aprendizaje lo lleva a cabo en un espacio físico distinto a su casa y con algún grado de supervisión, han crecido en interés. La adaptación de las nuevas herramientas nos llevan a diseñar rutas en las que las líneas pueden estar apoyadas en actividades que no hemos tomado en cuenta, colaborando con otras entidades, organizaciones o expertos, variando los escenarios, incrementando posibilidades, flexibilizando lo estático de la educación formal y sobre todo, enriqueciendo a cada participante con infinitas opciones. 

El origen de todo.

Debemos llevar cada nueva posibilidad de aprendizaje a los diferentes contextos en el que nos encontremos, crear nuevos escenarios posibles, guiando a la implementación de nuevas estrategias que mejoren y faciliten los sistemas de entrenamiento y de educación en general. El reporte “Connecting Learning Spaces: Possibilities for Hybrid Learning”, Un trabajo que se llevó en conjunto entre la UNESCO, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), y El Grupo de trabajo sobre aprendizaje digital de la Comisión de banda ancha para el desarrollo sostenible, señala acertadamente, como es que debemos habilitar las estrategias para el aprendizaje híbrido, y encaminarnos hacia las sociedades digitales. Afirman:

“Para que el aprendizaje híbrido sea una opción viable, los países deberán diseñar e implementar estrategias habilitadoras que faciliten la interpenetración de la tecnología digital en los sistemas de educación y formación”.

UNESCO y otros.

Tres componentes base para la implementación del aprendizaje híbrido.

  • Un primer componente de un entorno propicio para el aprendizaje híbrido implica el esfuerzo para hacer la transición hacia comunidades digitales.
  • El segundo componente es superar la brecha digital, analizando los esfuerzos que se realizan para tener acceso a la infraestructura, cobertura, conectividad, accesos y habilidades de cada miembro del equipo de la organización.
  • Y el tercer componente hace referencia a la alineación de las estrategias digitales con los sistemas de formación o educación a los que nos enfoquemos. Cada organización debe revisar constantemente si sus objetivos son alcanzables mediante los sistemas que se implementan, encontrando en las carencias áreas de oportunidad en la organización y en cada miembro del equipo.

Los siguientes pasos.

Una vez tengamos identificados los objetivos, los sistemas, las herramientas, las competencias con las que contamos como organización y las habilidades que nos hacen falta para avanzar hacia la meta propuesta, el camino se vislumbra un poco menos complicado. Por lo menos, con una ruta definida y trazada para cada equipo y para cada miembro del equipo. Las juntas directivas de cada organización deberán ser capaces de establecer, distinguir y gestionar tanto los escenarios y contextos en los que se encuentran y en los que desean estar para incorporar hábilmente las estrategias más apropiadas para lograrlo. 

¡Queremos escucharte!

Escríbenos a: contacto@poliedrolab.com.mx

Para saber más:

Pin It on Pinterest

Share This