Cuando pienso en tener amigos en el trabajo, pienso en en la frase tan utilizada por K.L. Ruin cada vez que se lo he mencionado: “Venimos a trabajar, no a hacer amigos.” ¿Cuántos más pensamos así? ¿Cuantos más pensamos de otro modo? Déjame llevarte por ésta historia que procura hacerse de las opiniones de varios expertos para proveerte, si piensas de éste modo, con razones para cuestionar esa creencia. O si no piensas así, pero conoces a más de uno que sí, quizá te sirva para tratarlo de forma diferente.

Una alerta de no tener amigos en el trabajo, retención.

Hace poco tiempo, una colega del trabajo me decía que es necesario enamorar a tus colaboradores. Tiene su lógica citarla en éste artículo, primero porque es una gerente de recursos humanos y segundo, por la razón que tenía al respecto. Pero la pregunta que subyace es ¿cómo logramos enamorar a nuestros colaboradores? Y estoy hablando de ir más allá de todas las ofertas ‘tradicionales’ como son una oficina de trabajo colaborativo, comunidad y servicios para fomentar la creatividad.

Es tiempo de retomar los básicos para la retención, uno de ellos es hacer amigos en el trabajo.

Reitero la frase “no vengo a hacer amigos, sino venimos a trabajar.” Es de lo más falsa que se pueda pensar, si bien en ocasiones puede ser citarla en el trabajo, la verdad es que deberíamos de estar trabajando como compañías en lo opuesto. Debemos de identificar a éstos K.L Ruin de nuestras organizaciones y junto con ellos, motivar la creación de mejores lazos de amistad. Pero tampoco debemos de caer en los extremos de que afecte otras relaciones como las familiares, fundamentalmente.

Estadísticas sobre tener amigos en el trabajo.

Dan Schawbel, quien he citado en diversos artículos por su amplio trabajo en organizaciones, menciona en un artículo para CNBC que indipendientemente de la complejidad del entorno laboral actual, los humanos tenemos las mismas necesidades básicas, y una de éstas es formar relaciones profundas a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, tenemos los siguientes datos, obtenidos del citado artículo:

  • El 10% de los colaboradores de una compañía no tienen amigos en el trabajo.
  • Un poco más que el 50% tiene hasta 5 amigos en el trabajo.
  • El 70% de los miembros de una organización creen que tener amigos en el trabajo es un elemento crucial para tener una vida laboral feliz.
  • 58% de los hombres trabajadores, rechazarían un incremento y mejor posición laboral, si eso significa perder contacto con los compañeros de trabajo.
  • Quienes tienes fuertes lazos de amistad en el trabajo están más comprometidos.
  • Los empleados hoy pasan un tercio de su vida en los trabajos y cada vez más, el trabajo interfiere con sus vidas personales.
  • Más del 50% de los directivos y gerentes esperan que sus colaboradores contesten correos y llamadas telefónicas fuera de sus horarios de trabajo, inclusive en vacaciones.
  • Un estudio de la universidad de Tel Aviv demostró que los jefes y mal ambiente de trabajo no tiene tanto efecto en la salud de las personas como no tener amigos en el trabajo.

¿Amigos en el trabajo pregunta K.L. Ruin?

La situación es muy clara, la compañía se esfuerza para lograr incrementar la retención de los empleados. Y como se ha mostrado anteriormente, crear una buena relación entre los miembros de los equipos resulta ser estratégica para la compañía. El tema no es obligar a la gente a hacerse amigos unos de los otros, sino que se espera que se cree un ambiente que promueva el crecimiento y floración de nuevas amistades en la oficina. Ésto no le hacía click a K.L. Ruin, pero fue el reto que le pusiste a la mesa.

Los cambios que debió realizar K.L. Ruin para ésta iniciativa.

K.L. Ruin, inconscientemente solamente trabajaba con sus amigos en la oficina, por lo tanto, tuvo que hacer algunos cambios relevantes según comenta Dominique Jones, en su artículo 5 reglas básicas para mantener amistades saludables en el trabajo, por ejemplo:

  1. Deberá incluir a personas no tan afines a el a sus proyectos.
  2. Evitar a toda costa los chismes dentro de la oficina.
  3. Tratar a todos los miembros del equipo equitativamente.

Ésto le seguía causando muchos conflictos a nuestro amigo K.L. Ruin.

Las consecuencias de modificar el ecosistema de la oficina para fomentar el tener amigos en el trabajo.

A pesar de la renuencia, tus habilidades de country manager lograron persuadir suficientemente a K.L. Ruin. Las primeras consecuencias fueron muy favorables, porque los siguientes proyectos fueron ejecutados por equipos multidisciplinarios. Lo siguiente fue que los eventos de Recursos Humanos para la integración empezaron a verse mucho más nutridos y efectivos. Finalmente, el ambiente de la empresa en general, empezó a mejorar, se notó de inmediato que el porqué de la compañía hacía presencia.

La lección aprendida de ésta historia de amigos en el trabajo.

Es muy simple, hay muchos factores que un CEO o Country Manager deben de tener en cuenta y uno de ellos debe ser la promoción de un ambiente que permita el tener amigos en el trabajo. No se trata de irse de fiesta cada viernes, sino crear los lazos de confianza y empatía suficientes como para poder saber como reaccionarán los otros (todos) en caso de un requerimiento específico. ¿Cuándo hay una situación que demanda lo máximo de tu equipo tu equipo hará su trabajo porque eres el jefe o el líder?

Referencias.

Schawbel, Dan. (2018) Why work friendships are critical for long-term happiness. @Work de CNBC. Accesado el 26 de Julio de 2019 en https://www.cnbc.com/2018/11/13/why-work-friendships-are-critical-for-long-term-happiness.html

Jones, Dominique (2019) 5 Ground Rules for Positive Workplace Friendships. The balance careers. Human resources. Accesado el 27 de Julio de 2019 en https://www.thebalancecareers.com/workplace-friendship-rules-1917678

Foto de Helena Lopes por Pexels.