“Tener una mentalidad positiva no garantiza que tendrás éxito, pero una mentalidad negativa si te garantiza que no lo tendrás” – John Gordon.

Parece una afirmación superficial. Sin embargo, es importante considerar dos veces (o más, de ser necesario) tu forma de pensar sobre la adversidad, los obstáculos y el futuro. ¿Qué sucede contigo y tu equipo cuando se topan con una situación compleja y deciden pensar que es sólo eso, una situación compleja? ¿Cuánto más les cuesta si en lugar de compleja, le pones el adjetivo elaborada?

Parecen simples eufemismos pero marcan una diferencia. Este artículo, habla sobre cómo puedes tus creencias, cómo manejarlas y seguir adelante. Por lo tanto, te sugiero que evalúes que tan proclive eres al cambio. Porque, si estás dispuesto a cambiar, sigue leyendo. Sino, sigue de largo, esto no parece ser para ti.

Recordemos el rol de las creencias sobre tus resultados de negocios.

En su libro, Despertando al gigante interior, Anthony Robbins escribió de las creencias. La definió usando la metáfora de una mesa. Dónde la tabla superior de la misma, es una idea que al estar sustentada por otras ideas (las patas) crean una mesa. ¿Qué pasa si cada vez más agregas nuevas ideas de soporte? Pues, la creencia se vuelve mucho más fuerte. En cambio, si quitas patas la creencia se debilita con cada una que retiras, hasta caer.

¿Qué tan bueno eres para crear un negocio? ¿Para mantener el negocio actual? ¿Para salir de ésta situación? Hace apenas unas horas, me llegó un ejemplo muy claro de lo que significa tener una creencia equivocada: “La meta era vaciar un sitio específico. Todo fue avanzando hasta llegar al Domingo por la tarde. La creencia que dominó fue la imposibilidad de lograr conseguir más vehículos para lograr el objetivo. Fue hasta que alguien externo se involucró y nos mostró la salida, que se logró la meta.” Es decir, cuestionó las ideas que sustentaban la creencia de que algo no era posible.

¿Cuántas oportunidades estás perdiendo por no tomar en cuenta firmemente tus creencias?

Diferencia entre un sueño o meta y una fantasía.

Un sueño o una meta, tiene detrás una simple creencia. La creencia de que ese sueño o meta es posible de alcanzar. Con ésta lógica, es posible ponerte a trabajar en función de obtener los resultados que esperas. Considerarás viable, encontrar un camino para llegar. Y lo más importante, tendrás la motivación suficiente para andar ese sendero.

Por otro lado, una fantasía es como el unicornio. También es una idea, pero como concepto subyacente está la imposibilidad de obtenerla. Lo puedes tener en mente, pero en el fondo de tus creencias sabes que lo que persigues es imposible. Por lo tanto, no importa cuanto lo intentes, la probabilidad del fracaso es muy alta.

En éste punto, debes de definir claramente lo que es para ti una meta (sueño) y lo que es una fantasía. Empieza por un listado simple de las cosas que dices querer y cuestiona cada una con la metodología de los 5 porqués. Te puedes llevar una sorpresa y descubrir un camino para fijar una mentalidad positiva.

Tienes objetivos, pero las creencias sobre su viabilidad están en un mal sitio.

Para identificar, si tus objetivos y las creencias que los rodean están en el lugar correcto, sigue éstos simples pasos, según se sugiere en el apartado anterior, usando las metodología de los 5 porqués:

  1. Describe la meta (o fantasía) en un papel o documento electrónico. 
  2. Realiza la siguiente pregunta: ¿En realidad creo que es viable obtener esta meta?
  3. A la respuesta que escribas haz la pregunta ¿En realidad [tu respuesta] es correcta?
  4. Vuelve a repetir la pregunta anterior hasta 5 veces.

Procura no engañarte, no contestes las preguntas anteriores con evasivas. Por el contrario, lo más importante es que en la tercera o cuarta pregunta, vayas desenterrando diversas creencias que te pueden estar limitando en la obtención de tus objetivos.

Hay muchas clases de afirmaciones positivas, las que mejor funcionan son las que abarcan varios de tus sentidos.

Quizá, tu como yo, eres de esos escépticos que considera que la herramienta de las afirmaciones positivas no es del todo funcional, útil o siquiera realista.

Te pido pensarlo dos veces. ¿Se te ocurre que el problema no sea la herramienta sino la manera en que la usas? Imagínate que si sea útil y funcional, que te ayude a cumplir las metas pero el problema es que de plano, no sabes usarla.

He mencionado, muchas veces, la herramienta de hacer metas SMART y un plan de trabajo. Y como consecuencia, separar las grandes metasm en cada vez menores pasos hasta llegar a un punto donde creas que es posible obtenerlas.

Bueno, utiliza estos pequeños pasos como una afirmación diaria. Acostúmbrate a obtener una pequeña cosa al día y que esa sea parte de tus afirmaciones diarias. El punto, está en que te hagas el hábito de lograr resultados al día y, que esa sea la creencia fundamental de tu vida. Imagínate como influirá esto en la mentalidad positiva.

La intención es hacer una reingeniería de tu estrucutra de creencias.

Algunos de los problemas o áreas de oportunidad que tienes en la vida (según el eufemismo que quieras usar), tienen que ver con tu mentalidad positiva (o la falta de ella).

Sales a una hora determinada en el día para trabajar, porque tu estructura de creencias es lo que te dicta. Buscas o no buscas trabajo, porque ese mismo esqueleto de ideas te lo permite o te lo niega. Crearás un plan de trabajo asequible, en la medida que estés seguro de que el camino y el resultado están al alcance de tu mano.

Pues entonces, define si ese grupo de creencias te limitan o te ayudan. Es decir, del ejercicio descrito en este mismo artículo, pero más arriba, extrae todas las cosas que consideres creencias y cuestiónalas cada una, cada vez que puedas, diario.

Ya tienes todo para trabajar en tu mentalidad positiva en los negocios, ve a ejecutarlo.

Tu mentalidad positiva depende de muchas cosas. Todas esas cosas, son creencias que has venido cultivando dentro de ti. El hecho de poder exponerlas en palabras llanas, para analizarlas, te da la gran oportunidad de hacer una evaluación de cada una de las creencias que tienes contigo.

Esta revisión tan fría, comparándola con cualquier otro tipo de análisis más emocional que sea estrictamente interno, va a evidenciar muchas cosas. Y una vez que, por efectos de la revisión notes que una creencia está afectando tus resultados de negocios, podrás trabajar directamente para convertir lo que sea que tengas, en una mentalidad positiva que pueda ayudarte a llegar por caminos más cortos, a tu destino final.

Para recibir ayuda sobre como trabajar con tus creencias.

Referencias.