Todo mundo está sobresaltado en la oficina. La sala de video conferencias reúne a toda la plana mayor de la compañía. El tema de la reunión, no podía ser otro que la crisis que se empezó a gestar desde hacía un par de semanas alrededor de uno de los clientes más importantes de la empresa. Al parecer, éste está inconforme con el servicio y como consecuencia, es posible que lo perdamos.

De inmediato, todo mundo empieza a culpar a otros por ésta falta de servicio al cliente. No obstante, tu guardas silencio para poder escuchar con toda atención lo que se está sucediendo en la reunión. Todos los clichés, todos los que se saben de memoria, salen muy rápido. ¡Ventas no hizo correctamente el trabajo!, ¡Compras no entregó a tiempo!, ¡No llegó el equipo a tiempo!, etc.

¿Qué es una creencia?

(Wikipedia, n.d.) “Una creencia es el estado de la mente en el que un individuo supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa. Cuando se objetiva, el contenido de la creencia presenta una proposición lógica, y puede expresarse mediante un enunciado lingüístico como afirmación. Básicamente creer significa “dar por cierto algo, sin poseer evidencias de ello.”

Me gusta también la metáfora que utiliza Tony Robbins en su libro despertando al gigante interior una creencia es como la tabla de una mesa. Y las patas de la mesa, son todas las razones por las ésa persona da por cierto algo. Y lo mejor de todo, esa certeza hace que la persona en cuestión actúe de una manera dada (y esperada) y no de otro modo. Basta, para poder hacer que el individuo analizado cambie su comportamiento, con cambiar su o sus creencias.

¿Es posible cambiar las creencias y ejercer así el liderazgo?

La respuesta corta es, ¡Sí! Sin embargo, es una de las más grandes hazañas el lograr que una persona cambie al menos una de sus creencias. Debemos de entender, que las creencias de las personas son ideas muy arraigadas dentro de cada ser humano. Inclusive, tienen muchas otras que le dan sustento a las principales. De ahí, la metáfora de la mesa.

Por ejemplo, la historia de Roger Bannister quien el 6 de Mayo de 1954 recorrió la milla en menos de 4 minutos. Nadie lo intentaba, porque antes de ésta fecha muchos intentos habían fallado. Entonces, mucha gente creyó que ese era un límite para el ser humano. Incluso, hubo algunos estudios que indicaban que una persona sufriría daños físicos en caso de que pudiera lograrlo. Ésto no fue así, y todas ésas afirmaciones fueron desechadas cuando se logró la hazaña. Bannister creía que era posible y trabajó en la forma de lograrlo.

Identifica claramente la creencia de tu equipo sobre el tema a resolver.

Una de las principales características de la persona que ejerce el liderazgo (del líder) es aprender a preguntar, escuchar y dejar las cosas que escucha tal y como están. Éste es uno de los trabajos más difíciles del liderazgo. Porque, resulta muy difícil hacer a un lado el paradigma propio del líder cuando se escuchan las creencias del equipo, o uno de sus miembros. Pero, es muy importante que escuches y que no interpretes desde tu punto de vista lo que escuchas.

Por el contrario, parte del dejar las cosas como están es lograr una empatía tal que, entiendas el paradigma desde el cual viene eso que estás escuchando. No es suficiente, dar el espacio de expresión, debes no intentar interpretarlo y también, buscar indagar cuáles son las ideas detrás de las creencias. Lo que ya definimos como las patas de la mesa.

Siguiendo las acciones de tu liderazgo, ahora corresponde conocer “las patas de la mesa”.

Lo que viene, es que de inmediato que conoces las creencias del equipo, también escuches las ideas que las sustentan. Y para ésta tarea, no hay más que una serie de preguntas cómo:

  • ¿Qué es lo que te hace pensar de ese modo?

  • ¿Puedes compartir cómo es que puedes llegar a esa conclusión?

  • ¿Me muestras los argumentos para llegar a éste planteamiento?

Es muy importante, que no hagas preguntas que incluyen en sí mismas un juicio de valor como:

  • ¿Piensas que eso es correcto?

  • ¿Te parece bien pensar de esa manera?

Intrínseco, dentro de esas preguntas, se muestra una descalificación del otro. Te aseguro que así no podrás lograr nada de liderar y menos, cambiar una creencia.

¿Tienes el liderazgo suficiente para cambiar esas razones por las cuales existen las creencias en tu equipo?

Uno de los fundamentos del liderazgo es sin duda la confianza. Entonces, que tanto confíe tu equipo en ti, tendrá una relación directa con el nivel de influencia que tienes en todos o uno de los miembros del equipo para lograr un cambio. Por lo tanto, una de las cosas que tienes que evaluar, es el grado de confianza que te tiene tu equipo en general y en particular.

Quiero aclarar, que no se refiere necesariamente a que tanto te quiere o admira tu equipo. Sino, que tanto sabe el equipo que efectivamente eres capaz de lograr los objetivos que estás planteando. Y también, que es lo que cada miembro gana al obtener el objetivo. Recuerda, salvo algunas luchas épicas muy especiales. Lo normal, es que cada uno busque algo diferente al objetivo principal y que todo éso debe estar alineado para el individuo, el equipo y con el líder.

El árte de ejercer el liderazgo para enfocar las creencias de tu equipo al objetivo colectivo.

El liderazgo es, por un lado, en ser esa persona que de una sola vez reúne las cualidades suficientes para dar al equipo lo que el equipo espera para si. Ésto, lo logra el líder mediante hacer una clara conexión entre lo que su equipo y cada uno de sus miembros quiere y la importancia de obtener las metas más profundas. Es darle a cada uno, un sentimiento de progreso y crecimiento personal real en todos los sentidos.

Es por ésto, cuando el líder debe de escuchar al equipo con detenimiento. Debe conocer, los obstáculos que cada uno pondrá a lo largo del camino. Y, necesariamente, también las razones por las cuales piensa de la forma en que piensa. Con todo ésto, tu líder del equipo, tendrás las herramientas suficientes para entender, aprender, enfocar y motivar los cambios requeridos para que los equipos logren todos esas cosas que de otro modo parecerán imposibles.

¿Quieres aprender a realizar las preguntas necesarias para entender y enfocar a tu equipo?

Referencias.