Manejar tu efectivo de manera disciplinada es mucho más difícil de lo que pudiera parecer. Lo primero que viene a la mente es que no ganamos lo suficiente para poder hacer ahorro. Mucho menos, para acumularlo, a veces lo único que parece crecer son las deudas. Pero, esto es solo un punto de vista porque también es cierto que tu dinero y tu tiempo son cuestión de prioridad.

Es por lo anterior, que te propongo este compendio de acciones a ejecutar para momentos difíciles. Es probable que tus ingresos se hayan visto reducidos mientras tus egresos se mantienen. Ya sabes, por un lado tu empleador o tus clientes, decidieron dejar de comprar o pagarte un salario menor. Y por otro lado, las empresas no necesariamente están pensando lo mismo que tu necesitas. Ellos buscan sus propios beneficios.

Con disyuntivas como estas, es importante plantearnos mejores preguntas (y de preferencia responderlas correctamente) sobre las formas básicas de acumular efectivo.

¿Cuál es la mejor manera de acumular efectivo?

Primero, definiré la ruta general y, posteriormente ahondaré más en los detalles de la misma.

Como ruta general, no debemos de olvidar dos conceptos básicos:

  • Ingresos.

  • Egresos (gastos).

Porque, en esta ocasión no hablaremos de contabilidad base acumulada. Por el contrario, solo hablaré de flujos de efectivo. Vamos entonces al planteamiento obvio que debemos de tener bien claro en toda la ruta que caminaremos para mejorar nuestra posición económica.

El planteamiento es:

  • Ingresos: tengo que trabajar consistentemente en incrementarlos.

  • Egresos: en caso de desbalance, la prioridad es reducirlos al nivel de los ingresos y posteriormente, reducirlos un poco más, para permitir el ahorro.

En términos generales, no suena tan complicado, pero cuando le tienes que entrar al toro por los cuernos, las cosas no son tan simples.

¿Por qué debo de ahorrar, cuál es el propósito del ahorro?

La respuesta a ambas preguntas es simple: “porque quieres acumular efectivo”. Pero, subyace una pregunta adicional, ¿para qué quieres acumular efectivo?:

  • Comprar un vehículo nuevo.

  • Vacaciones más seguidas y mejores.

  • Cambiarte de casa.

En fin, un largo etcétera. Sin embargo, eso es resultado de algo que por debajo, es mucho más importante. Conozco pocas personas que son fanáticos de los carros o las casas, para que uno u otra signifiquen todo en su vida. Por el contrario, algunos cuando terminan comprando el carro de sus sueños, después de unos días, simplemente no se sienten como creían que deberían sentirse.

A lo que me refiero, es la felicidad. Efectivamente, tu quieres lo que quieres porque pretendes encontrar la felicidad, lo que sea que eso signifique para ti. Entonces, ahorrar tiene un solo objetivo, ayudarte estar en un estado de felicidad constante, ¡qué divertido!

¿Qué porcentaje de tus ingresos es lo conveniente para ahorrar?

Aquí, muchas personas con muy buenas intenciones, se frustan y deciden mejor hacerle como siempre, total, han llegado hasta donde están de ese modo. Pero, tu tienes que ser diferente, por eso estás buscando alternativas. Sobra decir, que es de vital importancia que tengas un registro exacto de tus ingresos y tus egresos. De otro modo, las cosas no van a funcionar. Así, si no tienes el registro, es importante que empieces a realizarlo (no hay pretextos, lapiz o papel, la app de confianza o de plano una hoja de cálculo – si quieres puedes).

Después, toca el momento de la revisión de los detalles:

  • Primer objetivo, reducir tus egresos al mismo nivel que tus ingresos.

  • Segundo objetivo, incrementar tus ingresos en un 10%.

  • Tercer objetivo, reducir tus egresos un 10% más.

Con esta mezcla de esfuerzos, puedes llegar a tener entre un 10% a un 20% de efectivo disponible, ¿a dónde crees que deba irse? Si tu respuesta fue al ahorro, estamos bien.

Tengo deudas, ¿qué hago con ellas?

Normalmente, todas las deudas tienen un costo (pago de interés y anexos). Es importante, empezar a renegociarlas de inmediato. Empezando por las de mayor costo:

  • El costo del dinero de una tarjeta de crédito es altísimo (entre un 50% a 60%) Es decir, que de cada 10 pesos que debes, en un año pagarás 5 pesos más.

  • También, revisa el tema de los abonos chiquitos para pagar poquito porque terminas pagando muy caro.

  • Busca opciones bancarias mucho más baratas (algunos bancos ofrecen créditos con tasas mucho más bajas si te cambias con ellos). Ve corriendo con eso.

  • Si no puedes, ve a buscar un crédito personal de tasa muy baja y paga todas tus deudas (de tarjetas de crédito, de abonos, etc.) y quedate solo con una tarjeta de crédito para emergencias (o una línea de credito revolvente) y cancela el resto.

  • Enfócate en pagar el crédito que conseguiste, ojalá que sea uno solo para todos tus esfuerzos se concentren en el.

Después de unos meses, puedes tomar la decisión de ahorrar para prepagar créditos o no. Algunas instituciones, bastante leoninas, aún cobran sobre cuotas porque realices prepagos (esos son los primeros créditos que debes de pagar). Otras, tienen condiciones muy interesantes. Acércate a preguntar, a veces solo por eso puedes obtener mejores condiciones.

Reducir lo que pagas de tus deudas, será un modo de hacer que tus gastos fijos mensuales sean menores.

¿Cuál es el mejor lugar para guardar mis ahorros?

¡Nunca dentro de tu casa! Y no porque alguien pudiera entrar en ella y te los robe. Sino que la tentación de usarlos es mucha. Definitivamente, buscate una cuenta de inversión a plazo fijo que no te regrese el dinero sino unos días después de que lo solicites. No te preocupes, tienes una tarjeta o crédito para emergencias. Si no es tu caso, procura abrir una cuenta nueva libre de comisiones y con pago de intereses, pon el dinero ahí.

Los medios de acceso a esa cuenta deben estar supercontrolados. No debe ser tan fácil sacar dinero de la cuenta de tus ahorros. Para que, en el camino de cuando caigas en la tentación de usar el dinero, te acuerdes que eso es para ocasiones importantes y nunca urgentes.

En resumen, debes de tener claro tus límites y asegurarte que en los momentos complicados, algo te los recuerde.

Ya tengo mi efectivo ahorrado, ¿qué hago ahora con el?

¡Invierte! En estos momentos, existen muchas herramientas de inversión para que tus ahorros vayan creciendo. El gobierno te ofrece invertir en CETES y el rendimiento que te da es de 4% a 8% (promedios del último año). Por encima de eso, busca lo que te encuentres pero que sea de bajo riesgo. Te está costando mucho trabajo ahorrar, no lo vayas a perder si tu cuñado o vecino te vienen a ofrecer ‘un negocio’.

Ahora, puedes encontrar sistemas de inversión que pagan un poco más aunque también son ligeramente más riesgosos. Hablaré de eso, en otro artículo a detalle, pero existen Sociedades Financieras Populares en las que puedes invertir tu dinero y obtener un rendimiento mejor. En el otro extremo, está la compra de metales (sobre todo los preciosos). La desventaja de esta opción es que en ocasiones su resguardo se puede comer los rendimiento que te pudieran dar.

 ¿Trading, acciones, forex, cripto? No, eso será más tarde, por el momento lo que tienes que hacer es ‘darle vueltas al dinero’ de forma segura e incrementar más la diferencia entre tus ingresos (cada vez mayores) y tus egresos (iguales o en reducción).

Manejar correctamente tu efectivo, será un apoyo en momentos difíciles.

Entre más difícil es una situación económica, mejor debe ser tu manejo de efectivo. Y no hay mejor manera de lograrlo que haciendo un registro detallado de tus ingresos y egresos. Los segundos. clasifícalos para que encuentres todos los que sean de susceptibles de reducción. También, ten en mente tus ingresos, que tienen que ir aumentando al mismo ritmo que se reducen tus egresos (o más rápido).

Si tienes deudas, revisa cuales son las más caras y págalas lo antes posible (esto al tiempo de dará un ingreso mayor por reducir esos intereses tan caros). Y de los resultados que obtengas, ahorra la mayor cantidad posible, mínimo un 10%. Ese dinero, ponlo a trabajar aunque te de poco al principio pero no quietes el dedo del renglón. Busca opciones de inversión seguras que te permitan apuntalar mejor tus ingresos.

¿Quieres aprender a manejar bien tu efectivo?

Referencias.