fbpx

Cómo las PYMEs pueden enfrentar el Greenwashing

por Mercadotecnia, Planeación0 Comentarios

Es hora de la verdad

Ya analizamos lo que es el greenwashing, cómo funciona y cómo nos afecta cómo sociedad, ahora es momento de analizar cómo afrontarlo y el impacto positivo que pueden generar las PyMEs.

1. El impacto en las PYMEs

Algunas venden productos o servicios verdes por un mayor precio, ya sea por la alta demanda o por ser diferentes a lo que hay. Aunque el proceso de creación-venta es lento o complejo; incluso son más accesible, rechazan contaminantes y funcionan igual o mejor que otros productos “normales”.

En vista de lo que vimos anteriormente, el greenwashing, cuando es descubierto, genera desconfianza en las empresas que ofrecen algo ecológico. Siendo entonces que, las PYMEs, cuyo impacto ecológico es mucho menor o casi nulo en comparación con las grandes empresas, se les dificulta recuperar la confianza de los clientes, no solo a corto plazo, sino a largo plazo.

Por ende, las PYMEs necesitan acciones de compromiso medioambiental. Tales como reducir la emisión de contaminantes y consumo de líquidos, reutilizar materiales en la producción, usar transportes no contaminante y usar consumibles amables con el ambiente, etcétera.

2. La legitimidad es tu mejor arma

La mejor forma para que una PYME puede defenderse del greenwashing es construyendo una buena reputación ambiental corporativa. La cual se consolida con el tiempo, desde reduciendo el consumo de energía, crear productos más respetuosos con el ambiente o usar energías y procesos alternativos.

Una PYME llegará al éxito cuando logre una legitima imagen medioambiental, junto con la aprobación de la comunidad. A tal efecto, se desarrolla a través de actividades y transparencia con la misma comunidad. Es importante recalcar que todo esto se construye a partir de las percepciones de las personas.

Una organización comprometida con el medio ambiente sabe manejar sus estrategias de comunicación, con el fin de ayudar a los clientes a diferenciar entre los productos ecológicos y los convencionales. Además, puedan distinguir a las empresas que realizan greenwashing de las que operan de manera ética y responsable. (Salas Canales, H. J. 2018).

La sostenibilidad medioambiental de los negocios tiene cada vez mayor importancia estratégica en su empresa, constituyendo una máxima prioridad, siendo igualmente importante forjarse una reputación respetuosa con el medio natural.”

(De Castro, M. 2017).

3. La confianza es vital

En un artículo, la asesora eco-sustentable, Agencia Verde (2019), publicó: Si una compañía piensa renovar su imagen corporativa y empatarla con las causas sustentables y de compromiso con el medio ambiente, deberá hacer mucho más que sólo cambios cosméticos y sin fondo.

Por ese motivo, el greenwashing se volvió una amenaza para aquellos expertos en el la sustentabilidad y para las PYMEs, haciendo perder credibilidad en sus trabajos, pues los consumidores desconfían casi automáticamente por malas experiencias, ideas preconcebidas, influidos por la palabra de alguien más, etc.

A saber, la ONG ecologista World Wildlife Foundation publicó un documento con las 10 empresas con verdaderas medidas sostenibles, concretamente está Phillips (Hallama, M., Ribò, M., Ciutat Vendrell, G. y Tudela, S. 2009), la cual tiene instalaciones alumbradas de bajo consumo, recicla los equipos y el cliente paga el reciclaje al momento de pagar el equipo.

No cabe ninguna duda que las empresas y las organizaciones, principales agentes del desarrollo económico, deben de ser socialmente responsables y través de sus acciones asegurar que el crecimiento y el desarrollo económicos sean sostenibles en el tiempo y, así, puedan perdurar para las futuras generaciones.”

(Rubio Gracia, M. 2016).

4. Recomendaciones

¿Cómo enfrentarlo? Las recomendaciones que doy, tanto a consumidores como a quienes quieran iniciar su propio proyecto ecológico, son las siguientes:

    • Desconfiar de los paquetes visualmente atractivos con color verde, a menos que vengan con una etiqueta de una ORG o compañía ecológica que lo respalde con sellos certificados. Por ejemplo: la Rainforest Alliance.
    • Hay que prestar atención a las expresiones 100% natural, ecológico, biodegradable y demás, pues estas palabras se usan para fines publicitarios. Aunque un producto cumpla con los señalamientos para ser considerado ecológico, eso no significa que la compañía/marca lo sea.
    • No asumir que toda la publicidad “verde” es mentira o enteramente verdadera, tener mucho ojo crítico y prestar atención a lo que dicen los especialistas del tema.
    • Investiga las certificaciones: Una falsa certificación sucede cuando se manifiesta que los procesos generan un daño mínimo al ambiente, pero no existe ninguna certificación por algún organismo autorizado.
    • El slogan y afirmaciones ambientalistas deben ser congruentes, no lo hagas por llamar la atención o persuadir. Un buen comunicado con datos serios y certificados darán fuerza a tus campañas de marketing.
    • Revisa el contenido y sus componentes, ya sea cuando se fabrique un producto o se compre, se debe averiguar de qué está hecho y el impacto ambiental que posee.
Greenwashing

¡Recuerda!

Como individuos, tenemos un gran poder. Sobre todo, la humildad y la sostenibilidad van de la mano, la transparencia refuerza la credibilidad.

 

Bibliografía

Pin It on Pinterest

Share This