Cree en ti misma, se que tienes que superar muchas pruebas, pero hazlo. Quizá a ti te ha pasado como a muchos de nosotros que, para poder empezar a construir los sueños que siempre hemos tenido, nos tenemos que enfrentar a un medio ambiente hostil (o que simplemente, no le interesa para nada, lo que para tí es prioritario). Eso es de lo más normal, pero no significa que por ese motivo tendrías que dejar de construir tus sueños.

Quiero extraer una palabra de éste título y darle mucho énfasis: “Construir”. Nunca persigas tus sueños, porque esa acción lleva intrínseca la imposibilidad de alcanzarlos y se convierten en fantasías. Insisto en construir, porque a la mayoría de nosotros construir nos representa un proceso que culmina con una casa hermosa (o tan hermosa como nos es posible), o una familia que poco a poco se va haciendo, al tener nuevos integrantes.

Nunca persigas a tus sueños porque los canijos son bien hábiles y se te van a escapar.

En su libro Los cuatro acuerdos, Miguel Ruiz(1997) escribió ”Uno de los filos es el uso erróneo de las palabras” refiriéndose a que el primer acuerdo es el uso impecable de las ellas. La interpretación primera, es que debemos de ocupar palabras que procuren no dañar a otros porque podemos dañarnos a nosotros mismos. Pero, también es importante notar el significado y las imágenes que las palabras nos traen a la mente cuando las usamos.

Perseguir, me trae a la mente al coyote y al correcaminos en su eterna persecución y huida. Puesto de otro modo, tu serías el coyote y tus sueños el correcaminos. ¿Cuánto tiempo deberás de perseguir tus sueños antes de alcanzarlos? En ésta metáfora, no importa cuanto, jamás los alcanzarás. Por otro lado, puedes ocupar la palabra que te propongo, construye tus sueños. Eso está más controlado, la imagen que me viene a la mente es un terreno baldío, en el cual trabajar.

Cree en tí aunque te enfrentes a un terreno baldío y no sepas ni siquiera por donde empezar.

Seamos honestos, muchos de nosotros no tenemos la menor idea de como construir una casa (no se diga los sueños o alcanzar las metas personales). Es por éste motivo, que tenemos que acudir a las personas de nuestro entorno. Debemos de ser muy claros, no sabemos todo de todo, por lo tanto hay que buscar personas y conocimientos nuevos. ¿Te suena familiar?

Tu serás el resultado de las personas con las que te relaciones y los aprendizajes nuevos que obtengas en los siguientes días y los que has tenido en el pasado. Pero, no solamente eso, también debes de aprender a confiar en los demás como confías en ti. Ellos, deben de sentirse seguros contigo y tu con ellos y ellas. Será en ese momento en el que podrás confiar lo suficiente como para delegar algo de tus metas. Por eso dicen, que si no trabajas para construir tus metas, entonces trabajas para construir las de otra persona.

Una forma simple para creer en ti más y más es ir cumpliendo pequeñas metas, así que defínelas consistentemente.

Retomemos la metáfora del baldío, son 1,000 metros cuadrados de terreno. Sabes, que debes de ir con un equipo de personas en las que puedes confiar. Pero, ¿todos van a empezar a hacer que? De ahí que, es tan importante una de las actividades más simples y complejas a la vez. Planeación, ¿Recuerdas nuestro artículo de hacer metas SMART y un plan de trabajo?

Bueno, uno de los grandes resultados que obtendrás de la planeación será tu posibilidad de definir pequeñas acciones que si puedas obtener.

Y será tu obtención de las metas pequeñitas, las que de un momento a otro te irán dando muchas razones para mostrar a tu equipo (y mostrarte a tí) de lo que eres capaz. Y es en ese camino de planear, que podrás obtener la información que de otro modo ignorarías, porque responderás preguntas que no habías pensado.

Recuerda que al final del camino, siempre estará el “momento del suspiro”.

Tim Brown (2019) describe en su libro que tras una larga investigación de una importante cadena de hoteles, lograron entender que el “momento del suspiro” era el más importante de un viajero que ocupaba una habitación de esa cadena. Este “momento del suspiro”, sucedía justo cuando el huésped se recostaba en la cama de su habitación y tranquilamente, suspiraba porque todo estaba en orden y podía descansar en el sitio que eligió.

Pues, eso es lo que viene para tí, esa sensación de obtención y éxito ya la has vivido más de una vez a lo largo de tu vida. Solo, tienes que acordarte cuando fue la última vez que tu experiencia del día fue tal que te hizo sentir de ese modo. Seguro que por ahí, hay al menos un momento así, ve a traerlo de tu memoria y vuelve a sentirlo. Y entonces, cada vez que des un paso en la construcción del sueño de forma exitosa, ejecuta tu versión del “momento del suspiro”.

Hay momentos en la vida en que todos y todo parecen estar en contra tuya para construir tus sueños, aún así cree en ti.

En muchas ocasiones, las personas que más cercanas han estado de ti son las que menos fe tienen en que podrás obtener cosas superiores. Han estado contigo por mucho tiempo y saben cuáles son las debilidades de tu persona y tu carácter. Y es por ese motivo, que dudarán de que seas capaz de poner el trabajo necesario para cumplir tus metas. Dímelo a mí, en muchas ocasiones por más que intento no hay manera de que alguien crea en mi y lo que persigo.

Pero, esta frase no es mía. En más de una vez escucharás las versiones en las que, por más apoyo que la familia o los amigos le demuestran al constructor de sueños, inclusive habrá momentos en los que dudarán de tu capacidad de lograr cosas. No te preocupes, mantenlo simple y sigue trabajando en cada una de esas pequeñas metas en las que estás trabajando. Logra una y luego otra, después una más y nunca pares de obtener resultados. Esto te hará imparable.

Por más sola que te sientas, como quiera cree en ti.

Eso es lo más importante, tu círculo cercano podrá pensar que estás equivocada y encontrarán mil razones para hacerte desistir, cree en ti.

En el camino, encontrarás obstáculos y retos que parecerán imposibles de vencer, pero tu sabes que puedes partirlos en cachitos y confiar en tu gente, cree en ti.

Construye, todo el tiempo construye y empieza por los planos. Por la planeación, que te dará un camino que te terminará sirviendo para anticiparte a posibles problemas, cree en ti.

Referencias.

  • Foto de Matilda Wormwood obtenida en Pexels el 24 de Mayo de 2020.
  • Ruiz, Miguel Angel (1997). Los cuatro acuerdos: una guía práctica para la libertad personal. Editorial Urano.
  • Brown, Tim (2019). Change by Design, Revised and Updated: How Design Thinking Transforms Organizations and Inspires Innovation. HarperAudio.

¿Todo esta situación te ha hecho dudar de que seas capaz de salir adelante?