Al final del año 2019, todos nos cuestionábamos que tan relevantes eran nuestras competencias laborales para el nuevo entorno tecnológico que nos envolvía. Ni siquiera, alguien se cuestionaba si las cosas iban a cambiar de manera tan drástica como han estado cambiando en los últimos meses. Ahora, tenemos enfrente una realidad que nos muestra una nuevo conjunto de competencias que van de la mano con la tecnología y con la salud.

Hay una frase que lo resume todo, en mi caso la leí por primera vez del perfil de Talal Al Murad: “Para el 2020, se suponía que tendríamos carros y patinetas voladores. Y vemos ahora, comprando rollos de baño y tratando de enseñarle a la gente a lavarse las manos.” La COVID-19, nos mostró muchas cosas a nivel social, económico y político. El mundo laboral se vio muy afectado y los cambios requeridos durarán por siempre.

¿Cuáles con las competencias laborales que nos presentó la COVID-19?

Trabajo remoto.

No todos estábamos listos para este modalidad de trabajo. Por un lado, algunos nos preparábamos pensando en que así sería la forma del trabajo del futuro cercano, 2021 o 2022. Por otro lado, la mayoría, ni siquiera se había planteado que era posible que las cosas funcionaran sin tener una oficina física llena de gente haciendo cosas. Pero, la situación que nos presentó la COVID-19 precipitó las cosas.

Hábitos de higiene.

Algunos en menor medida, otros se fueron al extremo y el resto tuvimos que volver a retomar el hábito de lavarnos las manos más seguido. Pero no solo eso, también la limpieza de los alimentos, los sitios en donde comemos en la calle y cómo preparan los alimentos. El uso de cubrebocas, tan polémico en estos días, pero tan olvidado cuando íbamos a la taquería (hasta las lujosas) y el taquero tenía todo menos el citado accesorio.

Consciencia social.

Claro, ya sabemos muchas historias en las que unos denostaban a otros por no actuar de forma similar a ‘lo esperado’. Esas banalidades, hay que ponerlas en el lugar que les corresponde, fuera de nuestra cabeza. Una gran mayoría, aprendimos o reaprendimos la importancia que tienen las acciones individuales para el cuidado de la sociedad en su conjunto. La gente, mucha, por este simple hecho cambió radicalmente y esperará acciones congruentes de tu, la líder de la organización.

Calidad de vida.

La necesidad del trabajo remoto, o de no poder asistir a trabajar, nos mostró lo mucho que estamos perdiendo por movernos a nuestros sitios de trabajo. Algunos, pasamos 18 horas despiertos (o más) otros un poco menos, pero todos sufrimos de extenuantes horas de trabajo seguidas de otras tantas de viaje. La nueva generación post-COVID-19, valorará la calidad de vida más que otra cosa. Puesto que, para miles de familias en nuestro país y el mundo, quedó claro lo frágil que es la vida. No hay plan B, si no disfrutas hoy, puede que no haya mañana.

Vida social.

El año 2020, se trató del COVID-19 y los subsecuentes tendremos diferentes sorpresas. Los ciclos entre pandemias cada vez son menores, los humanos cada vez más nos acercamos lugares que eran exclusivos de especies que podrían estar cargadas de patógenos peligrosos y la conectividad mundial cada vez es más efectiva. Si bien, regresaremos a la ‘nueva normalidad’, esta significará cosas distintas y deberán ser mediadas por los individuos y los grupos. Sin contar, con la necesidad de lidiar con un mismo grupo social por mucho tiempo (familia y confinamiento).

Habilidades digitales.

Sin duda, quedó demostrado que las habilidades digitales que los individuos y los grupos deben tener son muchas. Desde saber como iniciar una sala de videoconferencias, hasta tener la certeza de que los grupos sean capaces de operar desde puntos remotos sin que haya detrimento de la calidad de los servicios a clientes internos y externos. Atrás quedaron esas reuniones con materiales impresos, y le dimos la bienvenida a los materiales digitales que estamos aprendiendo a usar y crear.

Comprensión de las telecomunicaciones.

No hay internet no siempre significa que efectivamente no hay internet. Está lenta la conexión en la casa no necesariamente es por causa de que todos están usando ancho de banda de la red. El módem del proveedor del servicio de comunicaciones, es más que solo la puerta de salida hacia internet. Y, que te den 500 megas de descarga, no sirve si algo está bloqueando la carga de información en la conexión. Antes, eso lo arreglaba alguien más, ahora hay que pasar varias horas al teléfono antes que puedas resolver el caso. Tuvimos que aprender nuevas cosas y conceptos (o deberemos hacerlo pronto).

Los trabajos de mayor crecimiento en el futuro mediato y las competencias laborales.

Ya mencioné en el artículo Jóvenes nómadas digitales, algunos de los nuevos puestos que están surgiendo como consecuencia de las nuevas tecnologías. Como un intento de actualización, quisiera incluir los siguientes:

  • Operador de cohetes (como consecuencia de posible incremento en el uso de este medio de transporte, léase Space X).

  • Técnicos en sistemas fotovoltáicos o eólicos.

  • Todos los servicios de la salud (asistentes, acompañantes, consultores, etc.)

  • Desarrolladores de software.

  • Matemáticos y estadísticos (científicos de datos).

  • Reparadores de bicicletas (y vendedores de paso).

  • Cuidadores del medio ambiente y administradores del cuidado del medio ambiente.

  • Profesores con habilidades digitales (The best schools, 2018)

  • Especialista en el internet de las cosas.

  • Administrador de proyectos de forma remota.

  • Gerente de servicios en la nube.

  • Asistentes médicos con habilidades digitales (Getsmarter, 2020).

  • Expertos en criptomonedas.

Megatendencias que influencian las competencias laborales.

  1. A todos nos quedó claro de mucho tiempo atrás a la fecha que el medio ambiente es crucial para nuestro futuro como especie, como sociedad, como empresa y como individuos. Por lo tanto, cada vez más se requerirán personas que estén a cargo de las nuevas tecnologías que emergen por esta megatendencia ambientalista.
  2. No hablemos más de la era de la información, sino de como te insertarás en ella. La digitalización de todas las actividades es un hecho. Los pequeños asistentes que nos programan cosas o prenden dispositivos, hasta la interacción remota con grupos de trabajos y máquinas. Todo será digital mucho antes de lo que teníamos planeado.
  3. La hiperconectividad de las cosas y las personas, demandará personas mucho más especializadas en el internet de las cosas, las telecomunicaciones, protocolos de red, interconexiones, interfases, etc. Poco a poco, todos los grupos sociales se irán conectando, es cuestión de tiempo.
  4. La salud de las personas y los grupos sociales, como el centro del desarrollo de las empresas, gobiernos, cultura, etc.
  5. Relaciones laborales más enfocadas en proyectos de término especifico con resultados concretos.

Como nunca antes, las competencias laborales están siendo cuestionadas junto con… todo lo demás.

Las nuevas competencias que nos trajo la COVID-19 como el trabajo remoto, comprensión de las telecomunicaciones, de una forma nueva de vida social y consciencia común. Junto con, las nuevas megatendencias que poco a poco se terminan por definir, nos dan nuevos puestos y roles que deberán ser cubiertos por alguien en el futuro próximo.

El recuento de las cosas que aquí muestro, está con la intención de que sirva para crear una visión distinta en un grupo mayor de personas que motiven a otras a probar nuevas carreras y objetivos. Las tradicionales, ya no estarán en boga en los próximos años, sino todo lo contrario. Estemos alertas y guiemos a nuestros equipos y familias hacia los caminos correctos, lo antes posible.

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

¿Eres experto en competencias laborales y nuevas tendencias? Quiero conversar contigo.

Referencias.