En ésta época de inicio de año, tenemos la costumbre de realizar propósitos de fin de año. Como consecuencia de que estamos iniciando uno, venimos de fiestas que nos ayudan a generar motivación, y con la energía que todo lo anterior nos produce, empezamos con ‘todas las ganas’ a trabajar en los propósitos de año nuevo.

Con el paso de los meses, cada vez encontramos pretextos para no ir cumpliendo uno y luego otro, y al final nuestro listado total se resume en uno o dos propósitos de año nuevo que se siguen cumpliendo y para el final del año, quizá solo queda uno o simplemente, desaparecieron. Acá te propongo una metodología que te permitirá mantenerte enfocado y motivado para lograr las metas que te propongas.

Primer paso para obtener tus propósitos de año nuevo.

El primer paso es ponerlos por escrito, mi sugerencia es que consigas una libreta de hojas blancas que no puedas arrancar, o en su defecto, que pongas folio en cada una de ellas, para que si las arrancas estés consciente de que lo hiciste y no te puedas dar una excusa. Simplemente, tendrás que decir que la arrancaste una parte de tu plan de 2019. Para hacerlo más interesante, puedes poner un propósito por hoja y después, con las personas involucradas en obtenerlo, conseguir imágenes que te representen ya habiéndolo obtenido (la imagen de la playa a donde quieres ir, tu nombre en el documento que te acredite como empleado del año, el automóvil que quieres comprarte, etc.) Tenla a la mano, en la cabecera de tu cama, o en el buró de noche, de manera que puedas revisarla unos minutos cada día.

Segundo paso para alcanzar los propósitos de año nuevo.

Cuestiónate si todo lo que te propusiste es todo lo que deberías de conseguir éste año, define el porqué y cuáles son las áreas de tu vida que decidiste dejar fuera, para lo cual te recomiendo el ejercicio que propone Sussan Jeffers a continuación:

Filantropía Aficiones Tiempo libre
Familia Tiempo personal Crecimiento Personal
Trabajo Relación de Pareja Amigos

La teoría de Jeffers sugiere que deberías de tener un propósito de año nuevo para cada uno de los nueve bloques anteriormente descritos. P.e. para Crecimiento Personal puedes establecer la meta de iniciar tus estudios de una maestría, posgrado, diplomado, etc. Entonces, mi sugerencia es que pongas un propósito en cada celda. Puedes quitar algunos, o cambiarlos, pero jamás te puedes quedar con uno solo. Es muy riesgoso según la propia Jeffers.

Tercer paso para lograr tus propósitos de año nuevo.

Lo más importante para que al final del año estés con un sentido de realización muy alto por haber cumplido gran parte de tus propósitos de año nuevo, es crear propósitos de año nuevo SMART. Por lo tanto, si tu meta es la de estudiar una maestría, deberás de investigar las maestrías que te interesan y determinar cuando puedes empezar a estudiarla, cuanto tiempo durará, cuánto deberás prepararte y como para ingresar, etc. Con todo lo anterior, deberás de establecer que tu propósito en el crecimiento personal será ‘Completar el primer trimestre de la maestría en administración de empresas en la UNAM en 2019.’ Lo anterior, te da una importante ventaja, sabrás entonces que para el año 2020, tu propósito será completar los siguientes semestres y en su caso, graduarte.

Cuarto paso para acercarte a conseguir los propósitos de año nuevo.

Cada actividad hay que separarla en pasos simples, y éstos a su vez, cuando se requiera en pasos más simples, al final deberás de tener un listado de entre 50 a 60 actividades, cada una de ellas, deberás asignarla a una semana específica de tu calendario.

Quinto paso para ejecutar el plan que te acercará a tus propósitos de año nuevo.

No hagas una lista de actividades por hacer, debes de poner en tu calendario, con las alertas necesarias, cada una de las actividades y tu misión (persistencia a prueba de toda falla) es que cada una de las actividades que se presenten semana a semana, deben de estar cumplidas al final de la misma. Las recomencadiones generales para éste punto son no poner actividades en semana santa si éstas no tienen que ver con la familia, tiempo libre u ocio (¡toma vacaciones con ellos!). No olvides priorizar el descanso, descansar es tan importante como mantenerte trabajando productivamente.

Llegando a tus propósitos de año nuevo.

Al final deberás de tener en tu calendario todas las actividades que al ejecutarlas, te llevarán semana a semana a poder alcanzar tus metas fijadas al principio del año, en tu libreta de noche puedes ir anotando las actividades completadas para cada uno de tus propósitos de año nuevo. Lo anterior, te dará un sentido de logro que no se puede ocultar y que, sobre todo, te mantendrá enfocado y motivado para conseguir las metas, así que a trabajar y disfrutar el camino que vayas trazando, es por tu bien y el de todos a tu alrededor.

Referencias.

Jeffers, Susan (1997) Atrévase aunque sienta miendo. EDAMEX