Tu página web es la puerta de entrada al mundo digital. También, es la piedra angular que regula la forma en que la gente te puede contactar y quien eres en la nube. Además, define si eres real o no, y cuanta confianza puedes generar en las personas que quieren saber de ti. Aquí encontrarás los 3 errores más comunes en tu página WEV y como evitarlos.

1. Falta de monitoreo de tu página WEB.

Lo más importante de tu página web es que debe de existir, y ésta debe de estar siempre disponible para que los posibles visitantes puedan acceder a ella. No hay nada peor para tu imagen que después de que un prospecto realice una búsqueda en internet y haya decidido dar clic en el enlace que encontró sobre ti, éste dirija a una página que no existe (lo que los muy técnicos llaman error 404).

Evitando los errores 404 en tu página web.

Primero comprender que los errores 404 son inevitables desde el momento en que no tiene control de la forma en que las personas escriben en internet. Por ejemplo, si para mi sitio escribiera …/acreca-de en lugar de …/acerca-de, se suscitaría un error de rastreo (404). Sin embargo, lo importante son aquellos enlaces que aparecen en una búsqueda regular de un navegador web. Por lo tanto, lo fácil es buscar tu página web, buscar los resultados que aparezcan y dar click en los links. Si te conducen a la página esperada, perfecto. Si no, corrígelo de inmediato, pierdes mucho cada vez que el contenido que se busca no es encontrado.

Asegurando que tu página web está siempre arriba.

Hay diversas herramientas para monitorear tu página web. Una buena cantidad las puedes encontrar en éste link. Pero la que yo siempre prefiero es a las personas revisando la página web todo el tiempo y la mejor manera de lograrlo es hacer de ésta la página principal de los navegadores de todas las computadoras de la compañía y montando aplicaciones de uso diario en la misma página. De éste modo, mucha gente estará todo el tiempo asegurándose que la página web esté siempre disponible y cuando ésto no pase, el aviso será inmediato.

2. Siempre ten actualizado el pago de tu dominio.

Para algunos lectores muy ordenados, éste tema será pecata minuta. Sin embargo, habemos algunos que se nos complica eso de tener orden en el pago de los servicios. Sobre todo, cuando se contratan éstos servicios por dos o más años. Llegado el momento, muchos cambios pudieron haber sucedido en una organización. Por lo tanto, ésta es una de las causas más comunes de que un sitio no esté disponible e incluso que se pierdan nombres de dominio muy buenos.

Solo para dejarlo muy claro, el nombre de dominio, FQDN (full qualified domain name) o simplemente dominio, es el que pones en el navegador web para ingresar a tu página. Por ejemplo, el dominio de Google es google.com. Aunque en el pasado estaba limitado a algunas terminaciones como .com, .org o delimitaciones geográficas como .mx, .co o, .ar. Actualmente, se pueden usar otro tipo de terminaciones, puedes consultar más de ésto aquí.

Solución para mantener actualizado el dominio de tu página web.

La solución más simple es que un correo que siempre sea consultado por alguien y que no cambie si una persona deja de trabajar en tu empresa o cambia de funciones, sea al cual se direcciones todos los comunicados del dominio (mismo que te será solicitado al momento de registrarlo). Por ejemplo, si haz definido el correo info@hugodelao.com como el correo de tu empresa que aparece en toda tu papelería y por lo mismo, tu sistema unificado de comunicación redistribuye las interacciones de ese canal (correo electrónico) a diversas personas, pues es el correo ideal a utilizar.

Por otro lado, también es muy importante que hagas un inventario de dominios, aunque solamente tengas uno y que sea un documento de consulta y referencia para que con una periodicidad preestablecida, se haga una revisión del mismo.

3. Evita que tu página web se vea obsoleta, antigua y sin información actualizada.

Quizá la segunda peor experiencia que un prospecto pudiera tener con tu página web después de un error de rastreo, es llegar a ella y no solo que ésta se perciba anticuada sino que también el contenido sea viejo. Imagínate que una persona que le interesa realizar una visita a una de tus sucursales, se confía en que la información de tu página web está actualizada y acude a una de las direcciones que ahí aparecen y que, como puedes concluir, ya no existe porque se mudaron hace unos días ¿Cómo te sentirías tu si te pasara con un tercero?

Mantén actualizada la imagen de tu página web.

Primero que nada, para evitar que el diseño se vea obsoleto, siempre sugeriré que busques que el corazón de tu página web sea un administrador de contenidos (CMS) como WordPress. Ésto tiene dos ventajas fundamentales, la primera es que todo se encuentra organizado de manera tal que sin dedicarle un esfuerzo exorbitante, puedes migrar de un tema a otro manteniendo una buena imagen de tu sitio web.

Asegurate de publicar contenido relevante y frecuentemente.

La otra ventaja de un CMS, es que te permite estar publicando todo el tiempo sin tener que pasar por gente especializada en TI. Lo cual se vuelve en una formidable ventaja si piensas que los de sistemas están para otro tipo de actividades diferentes a las de generar contenidos para tu página web. Tampoco significa que diario debes de publicar en tu sitio. Lo importante, es que tengas un tema claro y una disciplina para publicar contenido una vez a la semana, por lo menos. Pero sobre todo, que la mayor cantidad de personas de tu organización colaboren con la redacción de éstos contenidos, la filmación de videos, las galerías de fotos, etc. Y como última sugerencia, evita ponerle fechas a las publicaciones y contratar a un copywriter compartido (que hará las funciones de editor también) y que te ayudará a mejorar los contenidos de tu página web.

Conclusión.

Éstos no son los únicos errores de la página web que existen, pero si son los más comunes. Existen muchas otras cosas en las que debes de ir trabajando para perfeccionar el uso de éste canal de comunicación con tus prospectos. Sin embargo, considero que éstas tres son las que más daño pueden hacerle a tu imagen, ya que todo es siempre cuestión de percepción. Y que se pueden evitar con un poco de disciplina y una inversión moderada. ¿Cuáles son los problemas que tienes con tu página web?

Referencias.

Photo by Startup Stock Photos from Pexels