¿Cómo luce el México después de la pandemia desde tu visión? Son muchas las dudas que emergen para intentar contestar ésa pregunta. Lo que todos ya tenemos claro, es que el mundo y no solo México será distinto después de esta abrupta situación. Sin embargo, sugiero que muy pronto empecemos a realizar las revisiones más importantes que significarán la supervivencia de nuestras empresas y fuentes de trabajo.

El grueso de los empleos, de las empresas y los ingresos de nuestro país se encuentran en las PYMES. Por lo tanto, la recuperación económica estará en la capacidad de adaptación e innovación que éstos empresarios logren dentro de éstos entornos. Pero, no solo ellos, también quienes estemos dentro de empresas de mayor tamaño. Desde ésta perspectiva, debemos colaborar para que más y más personas tengan un ingreso constante y creciente.

Los impactos en la sociedad que sobrevivirá al México después de la pandemia.

Afortunadamente, somos la inmensa mayoría los que sobreviviremos (o sobrevivirán) a la pandemia de COVID-19 en el país. A pesar, de la cantidad inédita de agresiones a funcionarios del sector salud. De todos los personajes que en redes sociales pretenden mostrar ésta pandemia como el final de todas las cosas. De las entendibles críticas, en ocasiones exacerbadas por una estrategia de comunicación que persiguen objetivos que poco o nada tienen que ver con el interés común. Habrá un final a todo éste asunto.

Sin embargo, quedaremos marcados por ésta situación de por muchos días, meses y años, algunos de por vida. Escucharemos de personas cercanas que sufrieron afectaciones en la salud por la enfermedad. También, sabremos de personas que habrán fallecido. Sucederá, que muchos actores políticos (y de otros ámbitos) se dedicarán a buscar culpables y querer hacerlos pagar. Pero, eso será lo menos importante. Porque en el día a día, como ya ocurre el día de hoy, habrá mucho más personas que engrosarán los sectores más vulnerables de nuestro país (y del mundo).

El turismo será una de las industrias más afectadas.

¿Quién querrá viajar en los siguientes 18 a 24 meses mientras no haya un tratamiento o vacuna efectiva contra el SARS-COV-2 o la enfermedad de COVID (De Ridder y De Mey, 2020)? Lo pongo simple, esencialmente nadie. Bueno, casi nadie, según las cifras mostradas por el Gobierno Federal de México, habrá un 43% de la población que al día de hoy abonan a que la movilidad en el país no se reduzca aún más. Será entendible que éste segmento de la población será más afectado y el mercado turístico que menos exigirá será mucho menor.

El resto de la población, el 57% que hoy estamos encerrados en casa solamente saliendo al espacio público para actividades esenciales, no será fácil retomar los lugares que antes eran de lo más común. Y otro asunto, cuando las Jornada Nacional de Sana Distancia termine no significará que los casos también terminen. Solamente, que el pico más grave de la enfermedad habrá pasado. Pero, aun faltará que el resto de nosotros transitemos por la enfermedad en ciclos sucesivos, hasta que haya una vacuna o tratamiento efectivo.

Por lo tanto, ¿cómo reactivaremos restaurantes, hoteles, y en general, todo éste sector?

Solo hay una manera, viajando y visitando los lugares turísticos. No obstante, éstas visitas serán muy diferentes a como se venían haciendo. Las medidas de higiene y limpieza por parte de los proveedores de servicios serán una necesidad competitiva. Los baños sucios y espacios que se ven medianamente higiénicos ya no tendrán lugar en nuestra nueva realidad.

Las grandes aglomeraciones y las malas organizaciones de servicios que las ocasionan deberán de ser modificadas para reducir éstos problemas. Es probable, que se deban topar los accesos que se darán a los centros de diversiones y que las filas se eliminen. Éstas filas de personas en un acceso, serán sustituidas por sistemas que organicen y automaticen los accesos a los sitios. Por lo tanto, habrá sectores de la industria y población que queden fuera y los riesgos de discriminación y violencia serán altos.

Para la industria de alimentos, una gran oportunidad es la creación de experiencias remotas y la base tecnológica será fundamental. No solo enviar comida a domicilio, sino crear grandes beneficios directamente en casa.

La industria del petroleo y petroquímica será la siguiente gravemente afectada.

La naturaleza de ésta industria genera grandes problemas cuando la demanda es muy alta o muy baja. Y lo vimos en los precios del petróleo en las semanas 15, 16 y 17 del 2020. Por más esfuerzos que hicieron los lugartenientes del petroleo mundial, no lograron parar lo innevitable. Que el consumo de los hidrocarburos cayera a un grado tal que el mercado corriente y futuro se saturó. Por lo tanto, hay que empezar a guardar el petroleo hasta donde se pueda y finalmente, parar los pozos.

El consumo, no será idéntico a los periodos similares de otros años. Por el contrario, la restricción de la movilidad inducida por las autoridades o por la propia sociedad, como consecuencia de la pandemia reducirá el consumo y eso afectará la cadena productiva de toda esa industria. Y el golpe fatal, es que es muy posible que la humanidad haya descubierto como frenar el cambio climático y el crecimiento del agujero en la capa de ozono. Y ésto es, reduciendo las emisiones de la combustión de hidrocarburos. Finalmente, para los escépticos de Greta Thunberg, ésta tenía razón y poco a poco, se va demostrando.

Movilidad de mercancías a nivel global marcará al México después de la pandemia.

Todos los días, se exhiben a más y más empresas y marcas que decidieron no respetar la Jornada Nacional de Sana Distancia. Que a pesar de que sus actividades no son esenciales, decidieron afectar a sus empleados de una u otra forma. Ya sea asistiendo a sus trabajos, quitándoles los trabajos o simplemente, haciendo caso omiso a todas las recomendaciones. Muchas personas no olvidaremos ésto.

Seas empresa pequeña, mediana o grande, es muy probable que haya consecuencias a éstas acciones. Todos, repito, todos vamos a haber perdido algo en el México después de la pandemia. Deseo, que lo perdido sea lo más barato, los bienes materiales.

En el México después de la pandemia, las PYMES deberán estar listas para el distanciamiento social.

Éste es el rubro que ofrece mucho más oportunidades que malas noticias. El distanciamiento social, las jornadas de sana distancia, el quédate en casa, o como decida llamarse en el futuro, podría convertirse en una situación común y corriente para los años venideros. Por lo tanto, debes de modificar tu plan de mercadotecnia, de manera que haya un canal virtual que te conecte con tu mercado y pueda recibir los beneficios que tu les provees.

La digitalización de tu operación, las entregas a domicilio, el respeto al distanciamiento social, una presencia en la web y redes sociales. Todo eso, abona de manera determinante en el futuro inmediato y a largo plazo de tu negocio. Es ahí donde está el foco. No lo digo para hacerme el descubridor del hilo negro. Solamente, porque no quiero que se nos olvide y para que eso pase, tenemos que repetirlo una y otra vez.

La tecnología será la clave del éxito en las PYMES en el México después de la pandemia.

Las afectaciones y demostraciones que se han podido ver como consecuencia de la pandemia de COVID19, marcarán al mundo y a México de muchas formas. Por disposiciones gubernamentales o decisiones personales, la movilidad de personas y mercancías en el mundo se verá modificada de forma profunda. El paradigma de la industria petrolera se romperá y de ahí emergerán nuevas opciones.

Por otro lado, el distanciamiento social podría ser un estándar por un par de años. Y es ahí, donde las oportunidades para las PYMES emergen. Cambiar sus modelos de negocio de forma que se logren conexiones directas con el mercado y puedan proveer los mayores beneficios mediante un canal virtual libre de carbono, será una forma de mantenerse y crecer en los años venideros.

¿Quieres ayuda para realizar un análisis para lograr una conversión digital de tu PYME y adaptarte a los cambios inmediatos?

Referencias.