La comunicación asertiva influencia el comportamiento de tu equipo para bien o para mal. Existen cientos de ejemplos en el día a día. ¿Por qué cuando una persona sale de la empresa y llega el reemplazo, el mismo equipo es capaz de obtener los resultados que, con el líder anterior no podía?

Cuándo se dan éste tipo de situaciones, puedes notar en el equipo como aumenta la motivación, claridad, entrega, compromiso, productividad, etc. Y puedes notar la magnitud de la frase:

“No hay malos equipos, solo malos líderes.”

(Willink y Babin, 2018)

Y, uno de los grandes errores de un mal líder, es no tener una comunicación asertiva.

¿Qué es la comunicación asertiva?

(Domínguez, n.d.) “La comunicación asertiva se basa en una actitud personal positiva a la hora de relacionarse con los demás y consiste en expresar opiniones y valoraciones evitando descalificaciones, reproches y enfrentamientos.” Lo que obtienes, cuando tienes la capacidad comunicarte de éste modo, es que los mensajes que envías a las personas a tu alrededor, son entendidos y, de ser instrucciones, serán ejecutados de manera correcta.

La comunicación asertiva entonces, al menos tiene esas características a favor. Y no son las únicas, como veremos más adelante.

La cadena de mando es tu principal apoyo para la comunicación asertiva.

La definición, a ultranza, de la cadena de mando se describe como (Wikipedia, n.d.) “un sistema de envío de información característico de organizaciones con estructuras jerárquicas fuertes, verticales y autoritarias.” No quiero negarlo, me preocupó mucho el tema de que salga la palabra autoritario en esta cita. Pero, la quiero aprovechar para esclarecer a lo que no me refiero, y tu tampoco deberías hacerlo.

El autoritarismo no funciona en nuestros días de millenials y generación Z. Y es cierto, aunque también es cierto que no quiero usar ésta parte de la definición. Es mejor, decir que la cadena de mando es un círculo de confianza en el cual te puedes y debes expresar, para que los resultados del equipo sean mejores. Una de las mas importantes características del buen liderazgo es que todo el equipo conozca los pormenores de un asunto. Por lo tanto, no dejemos la cadena de mando a un lado, es tu primera línea de comunicación.

¿En realidad tu comunicación es asertiva?

Existen muchos indicadores alrededor tuyo que te deberían dar señales claras (o no tanto) del grado en que es asertiva tu comunicación. Revisemos la siguiente aseveración:

Para verificar que tan asertivo eres, evalúa no la forma en que dices las cosas. Sino, los resultados que obtienes de aquello que comunicas.

Anónimo.

Para empezar, es importante que dediques tiempo a revisar el tipo de mensajes que envías (comunicas). Ésta simple acción, puede hacer crecer la forma en la que te expresas de manera increíblemente rápida. La razón fundamental, es que las personas en general, no cuestionamos los hábitos de comunicación que tenemos. Dado que, han estado ahí por mucho tiempo y han funcionado (de alguna manera), damos por sentado que están correctos.

Síntomas de una mala comunicación en las organizaciones.

No obstante, al estar alertas a las señales que nos entregan nuestros compañeros de trabajo y en general, nuestro entorno profesional, podemos empezar a detectar algunos de los más importantes síntomas de que nuestra comunicación no es asertiva.

Quizá los más relevantes son:

  • Reducción gradual de la motivación del equipo de trabajo. La manera en que la falta de comunicación asertiva, afecta la motivación de la organización es simple. Una de las premisas básicas del liderazgo es poder tener claridad de los objetivos. Si no son claros, entonces la motivación del grupo se ve afectada.

  • Confusiones en las acciones a seguir. Seguro que te has visto en la situación de que tras una larga reunión de trabajo, no terminas por clarificar las cosas que se trataron a lo largo de ella. Por lo tanto, no estas seguro de que y como realizar tus actividades.

  • Bajo entendimiento de las metas. Reiterando, si no podemos comunicar claramente (asertivamente) los objetivos planteados a los miembros de la organización, es difícil que logremos su involucramiento. Y no significa solamente, realizar una exposición de motivos (metas). Por el contrario, se refiere a que el equipo entienda porqué las cosas deben así y dentro de sus propios términos.

  • Errores recurrentes en los colaboradores. Uno de los más graves, el segundo en la escala. Si el mensaje no es el correcto, las acciones estarán equivocadas y ésto te afecta mas cuando,

  • Descontento de los clientes. Probablemente, tengas el mejor producto o servicio. Pero, esa manera tan pobre de cómo puedes dar a conocer tu valor en la percepción del cliente. Está afectándote de manera determinante al reducir el número de ventas en tu negocio. Sin contar, las afectaciones que una mala experiencia de tu cliente te afecte.

Cómo ser asertivo en la comunicación que emites a tus compañeros y empresa.

La estrategia más simple, es acelerar el proceso de la mala comunicación, para que se convierta en una comunicación asertiva. Es decir, ya mencioné que la comunicación real no es lo que dices, sino los resultados que obtienes. Entones, para acelerar el proceso es muy importante corroborar que se haya entendido lo que pides. Y, ésto se hace de una manera: preguntando.

Así de simple, una vez que hayas terminado tu solicitud. Pide a tu interlocutor, que te explique a detalle qué es lo que esperas como respuesta. Da el espacio, para que vaya explicando y tu también procura entender lo que te dicen. Indaga lo más que puedas. Algunos pensarán que ésto puede ser una pérdida de tiempo. Sin embargo, evalúalo desde la siguiente perspectiva: vas a invertir tiempo como sea, clarificando las instrucciones o repitiendo las actividades. Tu lo decides.

Usando a tu favor la comunicación asertiva.

Como ya revisamos, el dedicarle tiempo a que el equipo y cada individuo haya recibido con claridad el mensaje es muy importante. Incrementarás la motivación de tus colaboradores, reducirás los retrabajos y desde el lado del cliente, los tendrás mejor atendidos porque estarás seguro de lo que significa lo que ellos te dicen y lo que tu les contestas.

La manera de usar a tu favor la comunicación asertiva es ejecutándola cada vez. De todo lo anterior, el punto más importante es tener la fuerza de voluntad y la paciencia para realizar un análisis claro de los resultados que estás obteniendo. Hacer mejoras en aquellos puntos en los que estás perdiendo claridad y contundencia. Y, al final, confirmar antes de realizar cualquier actividad, que el equipo entienda el porqué de las metas y cómo esas metas tienen que ver con cada uno de ellos.

¿Quieres empezar a desarrollar ésta competencia de manera inmediata?

Referencias