Texcoco, en el Estado de México, es un municipio muy bonito a pesar de su crecimiento desordenado y los recientes problemas de inseguridad y violencia. Aquí he vivido toda mi vida, es un buen lugar para estar.